El pavo real

En medio de las gotas que caían sobre mi húmeda existencia, se corría el rencor, el odio, la miseria y una fuerza que salía del centro de mi pecho, como una onda eléctrica emanada de mi alma, abandonaba mi cuerpo dejándome en una depresión tal que me provocaba querer quitarme la vida, para así, no tener que pensar nada más.

Todo mundo admira la belleza del pavo real y nunca se detiene a pensar lo pesada que debe ser esa maldita cola.